Conociendo un poco sobre los Bitcoins

Bitcoin

Los bitcoins están más de moda ahora que nunca antes, aunque es difícil saber si es por buenas o malas razones.

Quizás escuchaste que recientemente el FBI cerro el sitio de internet Silk Road, que operaba como una especie de Amazon.com para bienes ilegales y que proveía la opción de utilizar bitcoins como método de pago. Sin embargo, para que nadie se quede atrás, vamos a empezar desde el comienzo.

¿Qué es un bitcoin?

Según el Bitcoin Wiki, el bitcoin es una moneda digital experimental y descentralizada. A diferencia de todas las otras monedas, no es producida por un banco central ni ninguna otra autoridad monetaria en el mundo. Los bitcoins no existen en el mundo real, sólo en el virtual. Es lo más parecido a tener dinero en efectivo en internet.

¿Si nadie los produce, de dónde vienen los bitcoins?

El bitcoin es lo que algunos llaman una “moneda críptica”, debido a la gran complejidad matemática y tecnológica del sistema. A diferencia de otras monedas, no es controlada por un banco central ni ninguna otra autoridad.

En esencia, los bitcoins (símbolo: BTC) son creados de la nada utilizando un proceso llamado “mining”, o minado, en el cual aplicaciones especiales instaladas en computadoras y teléfonos inteligentes obtienen cierta cantidad de bitcoins a cambio de capacidad de procesamiento necesaria para la red virtual de bitcoin. Sin embargo, este proceso de minado ocurre muy, muy lentamente, porque el algoritmo fue diseñado para crear una cantidad fija y decreciente de bitcoins: el número total de bitcoins en el mercado nunca superará los 21 millones. Es parecido a minar oro: en el pasado era fácil recoger pepitas en los ríos, pero hoy en día es mucho más difícil obtener oro nuevo y la cantidad que existe del metal en el mundo es limitada.

En la práctica, la forma más eficiente de obtener bitcoins es a través de “exchanges”, o casas de canje virtuales. Más recientemente abrió el primer cajero electrónico (ATM) de bitcoins, en Vancouver.

¿Cómo puedo tener bitcoins?

En esencia, para poder tener bitcoins debes primero tener un “wallet”, o billetera, la cual es virtual y está enlazada a una (o varias) dirección física o de correo electrónico. A su vez, el wallet está enlazado al Block Chain, que es la base de datos que contiene la información de todas las transacciones hechas con bitcoins.

Este video, en inglés, ayuda un poco a entender mejor todo el sistema.

¿Cuánto vale un bitcoin?

Ha habido mucha volatilidad en la cotización del bitcoin frente a otras monedas. Recientemente salió a la luz la historia de un noruego que se hizo de BTC 5,000 invirtiendo $26 en 2009, los cuales ahora valen $850,000. Más recientemente, el escándalo de Silk Road afectó negativamente el valor del BTC. Al monento de escribir estas líneas, BTC 1  equivale aproximadamente a USD 320

¿Qué puedo hacer con los bitcoins? ¿De qué me sirve tenerlos?

La ventaja principal de operar con bitcoins es que el sistema opera con costos mínimos, ya que no hay intervención alguna del sistema financiero o de los gobiernos. Como vimos en el pasado, cada vez que hay una transacción electrónica siempre hay una emperesa, o varias, generando una comisión o tarifa.

Así, aún cuando la cantidad de establecimientos comerciales que aceptan el bitcoin es relativamente limitada, va creciendo todos los días: puedes ver esta página del Bitcoin Wiki para una lista parcial, en su mayoría negocios virtuales.  El sitio Bitcoin.Travel contiene mapas con datos de negocios que aceptan bitcoins.

¿Que piensa el gobierno del bitcoin?

En muchos casos, no está completamente clara la posición de los gobiernos con respecto al bitcoin, debido a su novedad.

En Estados Unidos, este reporte de Forbes comenta que el IRS ha generado advertencias relacionadas a la economía virtual, pero aún nada específicamente sobre el bitcoin. En Canadá, este artículo de la CBC deja saber que el CRA (Canada Revenue Agency) tiene al bitcoin en su radar. En ambos casos, pareciera que al bitcoin le aplicarían las mismas reglas que a los canjes o trueques, pero ciertamente aún falta que estos organismos tengan posiciones más contundentes al respecto, y es probable que pase un tiempo antes que lo hagan.

¿Siendo inmigrante, como me podría beneficiar el bitcoin?

Para empezar, muchos inmigrantes envían remesas de dinero a sus países de origen. Este reporte del Banco Mundial señala que la remesas que salían de Estados Unidos en 2009 totalizaron $48 billones. Como cualquier inmigrante que manda remesas se habrá dado cuenta, las agencias de envío de dinero siempre se quedan con una tajada, que a veces puede ser abusivamente alta. Hacer las remesas utilizando bitcoins ahorraría una cantidad de dinero impresionante a muchos inmigrantes que trabajan duro para ganar lo que envían a sus familias.

Otra alternativa es tener flexibilidad de cambio de moneda en lugares como Venezuela o Argentina que tienen restricciones cambiarias. Al menos en el caso venezolano, el bitcoin no califica como “divisa” en la definición de la ley de ilícitos cambiarios, lo cual haría el canje de VEF a BTC técnicamente legal (en mi opinión personal y no lo estoy recomendando – cada quien es responsable de sus acciones). No pude conseguir mucha información sobre “exchanges” que acepten estas monedas, quizás pueda ser una oportunidad de negocio para algún lector.

Comentarios desactivados en Conociendo un poco sobre los Bitcoins

Archivado bajo Canada, Estados Unidos, Varios

Una hipoteca a 4% de interés – ¿O será más bien 110.5%?

interestHay muchas noticias del mercado inmobiliario todo el tiempo. Por estos días, muchas de ellas tienen que ver con la recuperación de precios en muchas ciudades de Estados Unidos y la aceleración de los precios de viviendas familiares en Canadá. A pesar de las diferencias, hay un elemento común: las tasas hipotecarias siguen estando bajas comparadas con los promedios históricos.

¿Cuánto es una tasa baja? Según Bankrate.com, una hipoteca en Miami por 30 años está rondando el 4%, lo cual es poco más que la tasa ofrecida por los grandes bancos en Canadá. ¿Suena atractivo, no?

Depende de como lo veas. Si recuerdas nuestra entrada sobre interés compuesto, ya sabes que una tasa de 4% no significa que pagas $4 por cada $100 de hipoteca. En realidad, es mucho más, pero, ¿cuánto en realidad?

Con una hipoteca de $200,000 a 4% de interés, estás son las cantidades de interés que pagarías dependiendo del término:

  • 35 años – $170,273 (85.1% del préstamo)
  • 30 años – $142,373 (71.2%)
  • 25 años – $115,612 (57.8%)
  • 20 años – $90,038 (45.0%)

Como te puedes dar cuenta, ¡la diferencia entre la tasa de interés y el porcentaje de interés con respecto al préstamo es abismal!

Como es lógico, cuanto más tiempo pasa, terminas pagando más intereses. Es lo mismo que cuando haces sólo el pago mínimo de la tarjeta de crédito. Por ello, siempre estarás mejor acortando el período de amortización lo más posible. Esto también tiene el beneficio psicológico de “peace of mind” – la tranquilidad de dormir sabiendo que estás dándole más a tu familia y menos al banco, y que más pronto dormirás en un hogar que es completamente tuyo.

Todo lo anterior asumía una tasa baja, con respecto a la media histórica, de 4%. Si las tasas llegaran a subir a 5% (y eventualmente lo harán), el interés total pagado en 35 años equivale al 110.5% del monto de la hipoteca! ¡Terminarías pagando más en intereses que de préstamo!

Cuando estés en la búsqueda de tu hipoteca, recuerda una cifra muy pequeñita en la publicidad y en el contrato se transforma en un número gigantesco con el tiempo. Pregúntale a tu banquero que proporción del total que amortizarás irá para intereses y quizás te sorprenderás.

Comentarios desactivados en Una hipoteca a 4% de interés – ¿O será más bien 110.5%?

Archivado bajo Bienes Raíces, Canada, Estados Unidos, Inversiones

¿Dónde buscar información sobre tarjetas de crédito?

Credit-Card_Visa-MasterCard_123224-480x360 publicphoto.org

Si estás buscando una nueva tarjeta de crédito y te encuentras perdido entre las miles de opciones disponibles, no estás solo. Se requiere un PhD solamente para sortear los términos y condiciones de muchas de estas tarjetas, lo cual es particularmente difícil porque no hay una única y perfecta solución para todos, ya que cada quien tiene necesidades diferentes.

Afortunadamente, ya algunos especialistas (quizás con PhD, quizás no) se han dado a la tarea de revisar minuciosamente los detalles y convertir esa información en listas o herramientas que puedes utilizar fácilmente.

Sin embargo, para que estos recursos sean eficientes, debemos hacernos varias preguntas antes de empezar:

  • ¿Suelo llevar un balance en la tarjeta de crédito? Si es así, mi prioridad es buscar una tarjeta con bajos interestes – recuerda que los efectos del interés compuesto son poderosos, en este caso para mal.
  • ¿Estoy dispuesto a pagar una tarifa anual por la tarjeta, o prefiero una tarjeta gratis?
  • Si no llevo un balance, ¿qué tipo de beneficios me gusta más?
    • Cash back – dinero de vuelta
    • Viajes
    • Mercancía
  • ¿Cómo está mi puntaje de crédito? En algunos casos sólo puedes acceder a los mejores beneficios si tienes un puntaje alto.

Habiendo pensado en lo anterior, a continuación están algunos recursos para seleccionar la mejor tarjeta para tí:

Norte América

  • Creditcards.com: este sitio, que tiene páginas para Estados Unidos (inglés y español), Canadá y Reino Unido, te permite seleccionar las tarjetas de acuerdo a los beneficios que ofrecen. También tienen una herramienta llamada CardMatch, que te ofrece una selección más personalizada si les provees de información que les permita hacer un soft check de tu historia de crédito (un “soft check” no afecta tu puntaje de crédito).

Estados Unidos

  • NerdWallet: este es uno de los sitios más populares del internet para buscar información de este tipo. En los resultados te permite filtrar las tarjetas de acuerdo a la “marca” (Visa, MasterCard, etc.), puntaje de crédito, etc.
  • Google Advisor: este nuevo servicio de Google aun presenta un menú limitado, ya que es alimentado por las mismas compañías que ofrecen las tarjetas. Sin embargo, como muchos productos de Google, es posible que mejore con el tiempo.

Canadá

  • Federal Consumer Agency of Canada: esta agencia del gobierno ofrece una herramienta que permite comparar directamente varias tarjetas de acuerdo. Lo que más me gusta es que permite seleccionar tu tarjeta actual para compararla con otras opciones en el mercado.
  • ComparaSave.com: esta página tiene una herramienta que te permite seleccionar y comparar tarjetas de acuerdo a varios criterios.
  • MoneySense Credit Card Selector: ellos normalmente tienen una herramienta donde introduces tus detalles y te da opciones que te convienen. Por ahora no parece funcionar, pero puedes acceder al enlace para ver las listas de mejores tarjetas de viaje, mercancía, cash back, bajos intereses, estudiantes y pequeños empresarios.

Dade la complejidad del mercado de tarjetas de crédito, entenderán que no puedo hacerme responsable de que esta información o la ofrecida en cualquiera de estos portales sea 100% exacta. Cada uno de nosotros debe verificar con la compañía que emite la tarjeta que los términos y condiciones sean correctos.

Y entonces, ¿ya estás listo para cazar la mejor tarjeta de crédito para tí? Si utilizas algunos de estos recursos, ¡Cuéntanos tu historia! Si usaste otras herramientas, dinos cuales fueron también.

Comentarios desactivados en ¿Dónde buscar información sobre tarjetas de crédito?

Archivado bajo Canada, Crédito, Estados Unidos

Comprobado – Ponerse metas financieras te hace ahorrar más

¿Recuerdas que a comienzos de año hablamos sobre los propósitos de año nuevo? Pues resulta que hay nueva evidencia probando que hacer este tipo de promesas, si son hechas de cierta forma, pueden ayudarte en gran manera a ser más exitoso con tus metas financieras.

Jill Luoto, de Rand Corp, llevó a cabo un estudio comparando dos grupos de personas: al primero se les asignaron varias sumas de dinero y una cuenta de ahorros para guardar el dinero; el segundo grupo no fue muy diferente, excepto que a estas personas les pidieron que visualizaran sus metas y las anunciaran, y también que escribieran una promesa de ahorrar mejor. El resultado: después de seis meses, el grupo que estableció y compartió sus metas había ahorrado mucho más que el otro.

Ahí no termina la historia: el estudio incluyó un tercer grupo cuyo dinero fue asignado a una cuenta que prevenía retiros durante la duración del estudio. La hipótesis era que este grupo de personas entrarían en pánico al no poder acceder al dinero y terminarían ahorrando menos. De hecho, este grupo terminó ahorrando mucho más que los dos anteriores. El aprendizaje es claro: tener dinero que es difícil de acceder te hace olvidarte de él, en cierta forma, lo que se traduce en una menor posibilidad de gastarlo. Como dicen en Norte América: “out of sight, out of mind”.

También, en estos días donde hay un app o software para todo, también los hay para establecerse metas y compatirlas (o no) con los demás. Uno de estos sitios es Stikk.com, que permite diferentes modalidades para establecer y compartir tus metas, incluyendo las penalidades que te tocarán si no las cumples. El sitio fue fundado por expertos en economía del comportamiento de Yale y, según ellos, aquellos quienes eligen compartir su meta son exitosos 80% de las veces vs. sólo 40% entre quienes mantienen sus metas en privado.

Por cierto, hablando de todo un poco, ¿cómo vas con tus propósitos financieros que estableciste para este año? ¡Ya sólo quedan dos meses para terminar el año! Espero que estés bien encaminado, pero de cualquier forma puedes compartir tu progreso en los comentarios. Una de mis metas fue ahorrar 25% del ingreso familiar bruto – es difícil, pero creo que sí es alcanzable. La temporada navideña será la prueba de fuego 🙂

Comentarios desactivados en Comprobado – Ponerse metas financieras te hace ahorrar más

Archivado bajo Economía del comportamiento

El desastre del “Government Shutdown” y el “Debt Ceiling” – Parte II: la Resolución

Imagen cortesía de http://www.policymic.com

Como se habrán dado cuenta, finalmente los políticos en Washington actuaron y, al borde de la hora, evitaron la catástrofe económica que nos esperaba y dejaban al gobierno caer en un default de la deuda.

En resumidas cuentas, estas son las provisiones del Continuing Appropriations Act 2014, que es como oficialmente se conoce a la ley firmada por el presidente Obama:

  • El gobierno federal tendrá fondos para operar hasta el 14 de enero de 2014. El gobierno reinició actividades el 17 de octubre.
  • Se autorizó el pago para más de 800,000 empleados federales que estuvieron en paro durante los 16 días que duró el cierre del gobierno.
  • Se suspende el techo de la deuda hasta el 7 de febrero de 2014.
  • Se crea una comisión que incluye políticos de las dos cámaras y los dos partidos para estudiar propuestas de presupuesto y retornar con una perspectiva para el 13 de diciembre de 2013.
  • Se mantiene un aumento del 1% en los salarios de empleados públicos que ya había sido programado anteriormente.
  • En el contexto de ObamaCare, entrará en vigencia la verificación de ingresos para aquellos que soliciten un subsidio para los seguros de salud.

Como puedes ver, no se resolvieron los asuntos de fondo sobre la deuda y presupuesto, sino que se volvió, una vez más, a colocar un “paño caliente”. Lo más probable es que, con las posiciones tan encontradas en el Congreso, volvamos a este “circo de crisis” a comienzos del próximo año.

¿Cómo ves toda esta situación? ¿Te sientes optimista o pesimista? ¿Qué crees que hace falta para salir de esta serie de crisis de gobierno?

Comentarios desactivados en El desastre del “Government Shutdown” y el “Debt Ceiling” – Parte II: la Resolución

Archivado bajo Deuda, Economía, Estados Unidos