“El hombre más rico de Babilonia” – Revisión de libro

No, no se trata de una lección de historia universal como en la escuela. Se trata de uno de los clásicos de finanzas personales, escrito por George S. Clason. El libro narra la historia, ficticia por supuesto, de un hombre que se hizo rico siguiendo “7 curas para una cartera vacía”, que podrían parafrasearse más o menos así:

  • Empieza engordando tu cartera – esto se hace pagándose a uno primero al menos una décima parte de nuestras ganancias
  • Controla tus gastos – ajusta tu estilo de vida para asegurarte de cumplir con el primer principio. No gastes en cosas superfluas
  • Haz que el oro se multiplique – inviértelo
  • Protege tu tesoro de las pérdidas – evita ponerlo en manos de quienes no saben como invertirlo adecuadamente
  • Haz de tu hogar una inversión – considera comprar en lugar de pagar una renta
  • Asegura el ingreso futuro – protege a tus seres queridos con una póliza de vida si tu generas ganancias que los beneficia
  • Aumenta tu capacidad de ganar – ponte metas simples y finitas (no muy diferente de cuando hablamos de propósitos de año nuevo)

Adicionalmente, el libro contiene otras historias, narradas en forma de parábolas o anécdotas de personajes viviendo en esta histórica ciudad. A pesar de haberse escrito en 1926 (hace casi 90 años, y antes de la gran depresión), en su gran mayoría estos principios siguen siendo válidos hoy en día. El tipo de inversiones es diferente (aunque algunos siguen usando el oro), y nuestro estilo de vida también lo es, pero los principios fundamentales para crear bienestar y riqueza son los mismos – y lo mejos, son sencillos.

La única consideración especial: después de la segunda gran depresión de 2008, no hay que tomarse tan en serio el consejo de tener una vivienda a costa de lo que sea. No es necesariamente malo rentar, sobre todo si la alternativa es una hipoteca “sub-prime”.

1 comentario

Archivado bajo Libros

Una respuesta a ““El hombre más rico de Babilonia” – Revisión de libro

  1. Pingback: Revisión de “El Millonario Automático” | Mi Bolsillo en el Norte