Aprovechándose de las economías de escala

La frugalidad no es para todos, pero eso quizás es una buena noticia para quienes la prefieren.

Por ejemplo, en el pasado citamos que, en promedio, los norteamericanos gastan alrededor de $2,000 al año comiendo fuera de la casa. Si algunos de nosotros toma la decisión de llevar la comida al trabajo, los beneficios serían personales y nadie más se vería afectado. Sin embargo, si la mayoría decidiera adoptar este hábito, estas serían algunas de las implicaciones:

  • La facturación de la industria de servicios de comida (restaurantes y comida rápida) bajaría de manera importante.
  • Empezarían a haber despidos masivos en esta industria, de la cuál dependen grupos económicos vulnerables (jóvenes, familias que dependen de salario mínimo).
  • Algunos de los empleos se trasladarían al comercio minorista, ya que la gente debe comprar la comida que ya no consumer en restaurantes. Sin embargo, lo más probable es que no se reemplacen todos los empleos perdidos en la industria de comida.
  • Subirían los índices de desempleo, ya que esta industria da empleo a muchas personas.
  • Al disminuir las ventas en restaurantes e industrias asociadas, como fabricantes de comida, el valor de estas compañías empezaría a disminuir. En las compañías públicas, que cotizan en la bolsa, el valor de las acciones se vendría abajo.
  • Estos comercios e industrias intentarían recuperar parcialmente las ventas perdidas elevando los precios de sus bienes y servicios, cobrando cantidades mayores entre una menor cantidad de clientes.
  • Aunque tú comieras pocas veces fuera de casa, las pocas veces que salieras a comer verías que el costo aumentó de manera importante, y en el futuro saldrás con mucho menos frecuencia. Lo mismo le sucedería a todos.

Este es sólo un pequeño ejemplo pero, como te diste cuenta, pequeños cambios a nivel individual, cuando se multiplican, terminan afectando a la economía completa. No es muy diferente de las causas que ocasionaron la recesión de hace unos años atrás.

En cierta formas, quienes son frugales se benefician de quienes no lo son, gracias a las economías de escala. Después de todo, la frugalidad no es para todos, y quizás no sea tan malo que sea así.

Comentarios desactivados en Aprovechándose de las economías de escala

Archivado bajo Economía, Frugalidad

Los comentarios están cerrados.