Por qué te conviene NO ganar la lotería

Todos nosotros, en algún momento u otro de nuestras vidas, hemos pensado en lo que haríamos o dejaríamos de hacer si nos ganáramos uno de los premios gordos de la lotería. Las fantasías suelen venir con pocas variaciones: dejar el trabajo, viajar a los lugares más exóticos del mundo, adquirir una propiedad de lujo (o varias), repartir dinero a nuestros familiares y amigos, entre otros.

La realidad es que ganar la lotería puede dejarte en peor forma, financieramente hablando, que antes de ganar el premio gordo. Un estudio conducido en Estados Unidos concluyó que personas que estaban a punto de declarar bancarota antes de ganar el “jackpot” no pudieron evitar ir a la quiebra: todo lo que pudieron hacer fue retrasarla.

Este estudio también encontró que el patrimonio de aquellos quienes ganaron premios grandes (entre $25,000 y $150,000) era sólo marginalmente mayor que el de aquellos quienes ganaron premios más pequeños, y en ambos casos el patrimonio era negativo – es decir, debían más de lo que tenían.

Considerando estos resultados y las noticias que vemos sobre personas que despilfarraron sus fortunas, ya existen profesionales cuya dedicación exclusiva es al manejo de “riqueza instantánea” (o sudden wealth).

Lo que dicen las estadísticas

Según Statistics Canada, los Canadienses en promedio gastan $549 al año en tickets de lotería, lo que representa e. 0.8% del ingreso promedio familiar. Lo preocupante no este este promedio, sino que aquellos que ganan menos de $20,000 al año gastan 3.6% de sus ingresos esperando que les caiga “el gordo”. En Estados Unidos aparentemente no hay estudios oficiales sobre el tema, pero también parece que los estadounidenses más pobres son quienes terminan gastando una mayor proporción de su ingreso en lotería.

Si prefiero seguir jugando la lotería, qué puedo hacer?

Después de todo esto, ¿aún quieres ganarte el Jackpot?

Comentarios desactivados en Por qué te conviene NO ganar la lotería

Archivado bajo Varios

Los comentarios están cerrados.