El poder del interés compuesto – Parte II

Interes simple vs compuesto

El interés compuesto es una fuerza poderosa. Se dice que Einstein alguna vez dijo que “el interés compuesto es la fuerza más poderosa del Universo”. Aunque se duda que Einstein haya dicho esto literalmente, el punto es que el interés compuesto importa, y mucho.

En una entrada previa habíamos comentado sobre las diferencias entre el interés simple y compuesto. La entrada de hoy es corta, gracias a un ejemplo super ilustrativo.

Vamos a suponer que puedes ahorrar $5,000 al año y que hay dos formas de invertir a través del tiempo:

  • Invertir por 10 años, empezando a los 25 años y terminando a los 35.
  • Invertir por 30 años, empezando a los 35 años y terminando a los 65.

Para efectos del ejemplo, vamos a asumir que el rendimiento es de 7% anual, y lo que deseas obtener es la cantidad que tendrías al momento de retirarte a los 65 años.

¿En cuál escenario entrarías a tu jubilación con más dinero? Trata de pensar en tu respuesta antes de ver los resultados abajo.

(…Redobles…)

A menos que tengas una calculadora a la mano (o eres un genio), es difícil conocer la respuesta, particularmente porque los resultados son cercanos:

  • Invertir por 10 años, empezando a los 25 años y terminando a los 35 – $602,100 a los 65 años
  • Invertir por 30 años, empezando a los 35 años y terminando a los 65 – $540,000 a los 65 años

Impresionante, ¿Verdad? Con solo invertir temprano en tu vida por 10 años, el interés compuesto hace que tu dinero crezca más que al ahorrar por 3 veces más tiempo pero más tarde. Esto se debe a que el interés compuesto hace crecer las inversiones en forma exponencial – al comienzo los incrementos son suaves, pero con el tiempo crecen como una bola de nieve.

Por supuesto, lo que aplica para las inversiones también aplica para las deudas. Y dado que las tasas de interés en tarjetas de crédito son más altas que el 7% de ganancias que asumimos en el ejemplo, la bola de nieve deudora puede ser mucho más peligrosa.

En caso que te interese, si te hubieras mantenido invirtiendo $5,000 anuales desde los 25 hasta los 65 años, tendrías $1,100,000 al momento de retirarte – alrededor del doble que tendrías si empezaras a los 35 años.

¿Acertaste la respuesta del ejemplo? ¿En cualquier caso, te asombra el impacto que tiene empezar a ahorrar e invertir temprano?

Comentarios desactivados en El poder del interés compuesto – Parte II

Archivado bajo Inversiones

Los comentarios están cerrados.