Archivo mensual: marzo 2013

Agua del grifo vs. embotellada – ¿Quién ganará la batalla?

water tap bottled

Dos terceras partes de nosotros están hechas de este líquido. Y todos estamos de acuerdo en que no podemos vivir sin él. Sin embargo, en lo que no parece que estamos de acuerdo es sobre dónde obtener el agua que necesitamos beber: del grifo de la botella.

Un documental reciente expone el tema de manera muy ilustrativa. La conclusión: en muchas ciudades de Norteamérica, la calidad del agua potable que viene del grifo (tap water) no es muy diferente del agua comercial embotellada. Para muchos inmigrantes que crecimos en lugares donde el agua corriente puede ser de calidad dudosa, existe cierta resistencia a creer que el agua que utilizamos en el inodoro también sirve para saciar la sed. Las campañas publicitarias de las marcas de agua embotellada también contribuyen a crear dudas entre quienes se atreven a considerar alternativas al agua embotellada.

Sin embargo, hay un factor que nadie puede dudar: si bien la calidad es la misma o ligeramente diferente, los costos son muy, pero muy diferentes. Según una fuente referenciada en Wikipedia, en Estados Unidos una botella de agua puede costar $3 y el mismo volumen de agua corriente puede costar menos de $0.01 (al menos 300 veces más). Clark Howard, el conocido comentarista de radio sobre protección al consumidor, dice que el costo anual del agua que tomamos es de $1 si la tomamos del grifo, o $1400 para la misma cantidad de agua embotellada.

Sin aún no te convence la calidad del agua en tu localidad, puedes decidir comprar un kit para comprobar la calidad del agua potable que recibes por la tubería (en esta página hay algunas alternativas). También puedes buscar en internet reportes sobre mediciones de la calidad del agua en tu municipalidad.

En lo personal, en casa decidimos tomar el camino del medio. Compramos un dispositivo que se anexa al grifo y en el cual se colocan filtros intercambiables (algunas marcas comerciales son PUR y Brita). Sin contar la inversión inicial, probablemente invertimos alrededor de $80 al año para reemplazar los filtros y, aún mejor, nos sentimos bien sabiendo que contribuimos con el ambiente al generar menos desechos plásticos.

Y tú, ¿De qué fuente prefieres tomar el agua? ¿Considerarías otras alternativas?

Imagen tomada de: waterworkscanada.com

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Varios

Una forma diferente (y sorpresiva) de ver la deuda

“Piensa que pedir prestado es como negociar un recorte de salario con tu yo del futuro”

Ese es el mensaje clave que dejó Preet Banerjee, un experto en finanzas personales, en una charla reciente para TEDx. TED es un circuito global de conferencias enfocada en “ideas que vale la pena diseminar” (ideas worth spreading).

Así como los corazones humanos laten en promedio 2.5 billones de veces durante la vida, nosotros también generamos cierta cantidad de ingreso durante nuestra existencia. Al adquirir una deuda hoy, no estamos haciendo más que cambiar dos cosas: 1) el momento en el tiempo en el que pagamos, y 2) en la mayoría de los casos, adquiriendo el compromiso de pagar un extra (interés) por el privilegio de expresado en el punto 1). Muy sencillo.

Lo que me parece poderoso de la comparación de Preet es que trae el futuro al presente, y no sólo como una figura abstracta sino una muy concreta: nosotros mismos. Muchas veces es difícil hacerle ver a la gente el peligro de la deuda, debido a que el futuro luce siempre distante, abstracto y siempre hay lugar para el sobre-optimismo. Sin embargo, al imaginarte sentado en tu hogar, discutiendo con una persona mayor y diciéndole que va a tener que trabajar 7 años más para pagar la deuda que tú estás adquiriendo hoy, a muchos se nos erizan los vellos. Imagina ahora que la persona mayor eres tú mismo…

Piensa en el siguiente ejemplo que expone Preet. Un día decidimos que vamos a tener un vehículo X cuyo costo es $35,000. Para adquirirlo, el razonamiento convencional dice que tienes dos opciones:

  1. Pagar de contado los $35,000
  2. Pedir un préstamo y pagar los #35,000 más intereses con el tiempo

Es una decisión difícil: una gran cantidad de dinero hoy (que posiblemente no tenga), o pagar una gran cantidad de dinero en intereses. Sin embargo, siempre hay una tercera opción: ¡preguntarse si de verdad necesito un carro de $35,000 en el primer lugar! Reflexionar y diferenciar lo que necesitamos (un medio de transporte) vs. lo que queremos (asientos de cuero, suficiente espacio para un equipo de fútbol, etc.) – tal como me sucedió en Ikea hace un tiempo. Muchas veces hacerse esta pregunta en frío es suficiente para evitar las conversaciones con nuestro yo del futuro.

El video al que hago mención solo toma 15 minutos, los invito a verlo y que intercambiemos ideas sobre el mismo. ¿Estás de acuerdo con el mensaje? ¿No lo estás? ¿De qué otra forma impactante podemos mostrar el impacto de la deuda en nuestra vida futura?

Comentarios desactivados en Una forma diferente (y sorpresiva) de ver la deuda

Archivado bajo Crédito, Deuda, Frugalidad

Los efectos del “Sequester” ya se sienten – ¿Cómo me afectan?

La semana pasada estuve viajando por trabajo y me dio la impresión de que ya se están sintiendo los efectos del “Sequester“, los recortes automáticos en el presupuesto federal de Estados Unidos que entraron en vigor el 1ro de marzo. Para hacer el proceso de inmigración un domingo por la tarde, cuando los volúmenes de viajeros son altos, y en una de las grandes ciudades norteamericanas solo habían 7 agentes de inmigración! Estuve esperando al menos una hora y muchos estuvieron a punto de perder sus vuelos, incluyéndome – no lo perdí porque la aerolínea decidió retrasarlo 15 minutos.

¿Por qué creo que esto es efecto del Sequester y no de otras causas? Porque tuve compañeros de trabajo que realizaron el mismo viaje, en el mismo aeropuerto pero en días diferentes y experimentaron el mismo efecto.

Sin embargo, para ser aún más objectivos, la siguiente es una lista reducida de las áreas que se verán afectadas por el Sequester:

  • Trabajadores federales: más de la mitad de los empleados federales podrían verse obligados a tomar recortes de salario o ausencias no remuneradas para afrontar el recorte presupuestario.
  • Desempleo: las personas que reciban beneficios de desempleo por más de 6 meses (long term unemployment insurance) experimentarán cortes en los pagos de hasta 9.4%.
  • Defensa: 800,000 de los 2,000,000 de empleados civiles del Pentágono recibirán un recorte de 20% de sus salarios por 5 meses. Muchas operaciones militares también se estarán viendo afectadas.
  • Seguridad Nacional: según Associated Press, más de 2,000 inmigrantes ilegales fueron liberados de las prisiones donde estaban encarcelados, lo cual ha sido confirmado por el gobierno.
  • Salud: si bien algunos programas como Social Security, Medicaid y pensiones de veteranos están exemptas de los recortes, Medicare no lo está y experimentará ajustes de 2%. En principio esto no afecta directamente a los pacientes, ya que los recortes lo experimentarán los hospitales y doctores en los pagos que reciben del gobierno, pero algunos voceros de la industria han sugerido que el Sequester podría generar la pérdida de 200,000 empleos de la salúd.
  • Transporte: el TSA (Transportation Security Administration) confirmó que los lapsos de espera en puntos de entrada a los Estados Unidos se verán incrementados. También habrán recortes en la FAA (Federal Aviation Administration) que afectarán a los controladores aereros y, a su vez, a los vuelos comerciales.

De nuevo, esta es sólo una lista parcial de lo que se viene. Por ejemplo, ¿será que no nos veremos afectados si nos limitamos a pasar nuestro tiempo libre comprando una canasta de comida para hacer picnic en un parque nacional cercano? Piénsalo de nuevo. Los recortes también afectarán las inspecciones de seguridad de alimentos de la FDA (Food and Drug Administration) así como horarios reducidos y cancelación en contrataciones de personal temporal para los parques nacionales.

Finalmente, el sequester no es una excusa para no declarar el pagar los impuestos al IRS. Si bien esta agencia también se verá afectada por el Sequester, los recortes se verán diferidos hasta el verano para asegurar el procesamiento de las declaraciones. La situación del IRS es una pequeña muestra de la forma tan estúpida como está estructurado el Sequester: se supone que su propósito es contribuir a la disminución del déficit fiscal, pero lo más probable es que haga más daño que bien al poner en jaque la capacidad del IRS para detectar y auditar recaudaciones de impuestos, las cuales son una de las maneras más senciallas de contribuir a la disminución del déficit en primer lugar!

Así como mi experiencia en el aeropuerto, ¿Has experimentado ya los efectos del Sequester? ¿Cuáles crees que serán los resultados de estas medidas?

1 comentario

Archivado bajo Economía, Estados Unidos, Impuestos, Trabajo

Inversión pasiva vs. activa, Parte II – La evidencia

Passive investing evidence documentary

La semana pasada Juan Carlos y Pablo estuvieron discutiendo los méritos de la inversión activa vs. la inversión pasiva. Sin embargo, como ellos son primos imaginarios y un ejemplo que utilizamos también lo fue, quizás te habrás quedado con la duda de que tan cierto será que la inversión pasiva es lo mejor para la gran mayoría de nosotros utilizando datos reales.

Para hacerlo más ameno esta vez, les ofrezco ver este documental, llamado “Passive Investing: the evidence the fund management industry would prefer you not to see” (Inversión Pasiva: la evidencia que la industria de fondos de inversión preferiría que no vieras). Aunque toma una hora, es una inversión de tiempo razonable ya que explica, con datos y ejemplos verídicos, toda la evidencia de por qué buscar activamente retornos superiores al mercado en realidad se traduce en retornos inferiores.

Mucha de la evidencia es presentada por celebridades del mundo de las finanzas, incluyendo pioneros como John Bogle (el creador del primer Index Fund), William Bernstein (autor de “The Elements of Investing“) and Burton Malkiel (quien expuso la dificultad de vencer al mercado en su clásico “A Random Walk down Wall Street“).

Si no tienes tiempo para verlo o quieres entender mejor los puntos principales, estos últimos son:

  • El mito de que los fondos activos proporcionan retornos superiores al mercado: esto ya lo comentamos en la entrada previa. La industria de fondos es, en gran medida, EL mercado. Recordemos que para vencer al mercado alguien debe perder, y es muy difícil escoger los ganadores de mañana, aunque muchos lo hacen ver fácil viendo los retornos de años anteriores. Hay muchos estudios que recogen evidencia detallada, y el documental cita uno de ellos: En Estados Unidos, entre 1970 y 2005, de 355 fondos estudiados solo 9 obtuvieron retornos que fueran al menos 2% superiores a la referencia, ¡y sólo 2 lo obtuvieron dichos retornos superiores de manera consistente! (en varios años).
  • Retornos inferiores y tarifas: en realidad, está demostrado que la gran mayoría de los fondos manejados de manera activa producen retornos inferiores a su referencia (benchmark). Esto se debe a varias razones, incluyendo las continuas transacciones que efectúan los gerentes de estos fondos, las reservas de efectivo que mantienen y las tarifas que cobran, que en algunos casos superan 2.5% anual, las cuales son substraídas bien sea que el fondo haya producido retornos o no.
  • Diversificación: muchos fondos activos tienden a perseguir pequeños segmentos del mercado que tienen potencial de producir retornos superiores, pero esto reduce la diversificación y aumenta la volatilidad y el riesgo.
  • Paz interior (Peace of mind): quienes invierten de manera activa generalmente deben estar en constante vigilancia para minimizar las pérdidas. Cuando inviertes en el mercado tienez paz interior porque sabes que tus retornos serán muy similares al promedio, y estos retornos, en el largo plazo, son superiores a los que las mentes más talentosas de la industria de inversión activa pueden producir.

Hay que acotar que el video fue financiado por una firma de manejo de inversiones que invierte en productos pasivos, como index funds, por lo que no se puede decir que el video sea 100% imparcial. Sin embargo, los datos que presentan son reales y están respaldados por personalidades que han abogado por los pequeños inversores durante años.

2 comentarios

Archivado bajo Varios

Inversión pasiva vs. activa, Parte I – El promedio es la clave

En una reciente reunión familiar, mi amigo Juan Carlos estaba comentando que había decidido invertir los ahorros para su retiro en inversiones pasivas, que sólo ganan el promedio del mercado. Su primo Pablo, que estaba escuchando, pudo evitar una sonora carcajada. “¿Estás loco?” – le dijo a su primo – “Vas a despediciar tu dinero mediocremente cuando podrías apostarle al próximo Google o Microsoft”. Antes de que Juan Carlos pudiera responder, Pablo sentenció – “sabías que si hubieras invertido en Microsoft cuando comenzó, ahora serías millonario! Nunca podrás hacerte rico invirtiendo pasivamente”.

Como eres un lector inteligente, probablemente ya te diste cuenta o estás sospechando, que esta historia no es cierta, lo cual es técnicamente correcto. Sin embargo, es posible que una situación parecida ya te haya ocurrido – alguien como Pablo, tal vez un familiar, amigo o simplemente un desconocido en un evento social, hablando de lo bien que le fue invirtiendo en X o Z, y desacreditando cualquier alternativa que genere un retorno “promedio”.

Antes de proseguir, vamos a recapitular sobre la definición de “inversión pasiva”: es cualquier mecanismo bajo el cual esperas obtener retornos similares a los del mercado. Esto es la antítesis de la inversión activa, que es lo que muchas veces escuchamos en los medios y de personas como Pablo: al invertir activamente, se intenta vencer al mercado y obtener retornos superiores. Intuitivamente Pablo pareciera tener razón: ¿por qué invertir para obtener el promedio del mercado cuando puedes obtener más? Sin embargo, en realidad es Juan Carlos quien obtendrá retornos superiores en la mayoría de los casos. Un poco de aritmética sencilla ayudará a visualizar el por qué.

Vamos a suponer que el mercado está compuesto solamente por 3 compañías: X, Y y Z. La tabla de abajo refleja el precio de sus acciones al culminar cada uno de los años anteriores:

2010 2011 2012
X 100 150 95
Y 100 95 160
Z 100 70 75
Promedio del mercado 100 105 110

Si hubieras invertido en Z en el 2010 hubieras tenido una pérdida neta de 30% al cabo de dos años. Por el contrario, si hubieras invertido en X hubieras obtenido un retorno de 50% después del primer año (y quizás lo habrías comentado en tu círculo social, como Pablo), pero al finalizar el siguiente año estarías peor de como empezaste. Si la inversión hubiese sido en Y hubieras tenido un pequeña pérdida después del primer año pero te hubieras recuperado en el segundo.

Bajo esta situación, ¿En que compañía invertirías tu dinero durante el 2013? Piénsalo bien: X, Y o Z?

Seguro ya dedujiste que la respuesta correcta es: ¡en todas!

Si inviertieras en un índice que sigue al mercado hubieras tenido un retorno de 10% al final del segundo año. Si bien este ejemplo también es ficticio (ya van dos, debería mencionar algo real, cierto?), lo siguientes factores son MUY reales y denotan por qué es muy difícil invertir activamente y vencer al mercado:

  • El mercado es un juego de suma cero: para que alguien pueda obtener un retorno superior, alguien debe tener un retorno inferior. Es como en los deportes: para que alguien gane, alguien debe perder. Si todo el mercado crece uniformemente, todos ganan pero nadie le gana relativamente al otro.
  • La competencia es muy fuerte: se estima que el 90% de los mercados globales están en poder de inversores institucionales: piensa en bancos, compañías de inversión y fondos mutuales. Estas compañías emplean tecnologías avanzadas y gente muy talentosa para descifrar las próximas oportunidades que el mercado puede ofrecer. Sólo el 10% son personas como Pablo, que invierten a pequeña escala, por su cuenta y con escasos recursos. ¿Quién crees que lleva las de ganar?
  • Es fácil mirar al pasado, pero difícil hacia el futuro: en el ejemplo anterior quizás escogiste la compañía Y para invertir. Después de todo, fue la única compañía que obtuvo retornos positivos al final de los 2 años. Sin embargo, es fácil verlo en retrospectiva: muchos hubieran vendido después del primer año cuando la acción perdió 5% de su valor. Volviendo al ejemplo de Juan Carlos y Pablo, ciertamente quien invirtió en Microsoft al comenzar se hizo muy rico, pero aún no he conocido a alguien que personalmente se haya beneficiado de esta forma: por cada emprendimiento como ese, hay incontables y decepcionantes fracasos – identificar al ganador en su cuna se traduce en poco más que suerte.

Cuando revisamos “The Elements of Investing” de William Bernstein destacamos una de las principales conclusiones del libro: la mayoría de nosotros estamos mejor servidos al invertir pasivamente en índeces, bien sea a través de fondos indexados (Index Funds) o Exchange Traded Funds  cuyos retornos son el promedio del mercado. Ya son muchos los expertos que están de acuerdo con él, incluyendo Warren Buffett, el inversionista más famoso de todos los tiempos.

Quizás estés cuestionando la validez de estos puntos. Después de todo, los ejemplos utilizados son ficticios. En esta entrada decidí usar estos ejemplos para facilitar el entendimiento del tema, pero en la segunda para de esta serie incluiré datos verídicos y hasta un documental sobre el tema.

Basado en todo lo anterior, ¿Estás de acuerdo con Pablo y su opinión sobre lo que hizo Juan Carlos? ¿Tienes alguna experiencia personal invirtiendo activa o pasivamente, o ambas?

2 comentarios

Archivado bajo Inversiones