Experiencia Canadiense y la aversión al riesgo

Un periodista del área económica en Canadá, Dan Gardner, publicó hace un tiempo un artículo llamado “No risk, please. We’re Canadians” (traducido como “Sin riesgo por favor, somos canadienses”), donde destaca que muchas compañías canadienses, entre grandes y pequeñas, tienen represados $562 billones en dinero en efectivo, sin hacer nada con él. La razón: estas compañías temen una segunda ola de recesión y desean tener sus reservas a manos en caso que deban hacer uso de ellas. Ciertamente, esta falta de apetito por el riesgo es la responsable de que Canadá fuera el primer país en salir de la recesión del 2008-2010, pero también es la causa de que compañías fallaran en tomar riesgos calculados al innovar y las ha llevado al fracaso (léase Research in Motion, el fabricante de Blackberry).

En el fondo, lo que el artículo trata de reflejar es la gran adversidad al riesgo que tienen los canadienses, que es una de las pocas diferencias culturales con respecto a los estadounidenses. La firma consultora Deloitte publicó un estudio donde muestra que los empresarios canadienses son 18% menos tolerantes al riesgo que sus colegas al sur de la frontera. Y esto no queda solamente al nivel de inversión en R&D (Research & Development, Investigación y Desarrollo) y capacidad de producción: en mi opinión, este rasgo cultural es una de las principales causas del fenómeno conocido como “Canadian Experience”, o experiencia canadiense.

Este sitio web ayuda a entender lo que significa este concepto, pero en pocas palabras se refiere la dificultad que experimentan los inmigrantes en Canadá en obtener oportunidades laborales justas sólo por tener falta de experiencia o educación EN Canadá. Para usar una analogía, es como si la parte de tu CV que muestra lo que has hecho fuera de Canadá apareciera, a los ojos de tus potenciales empleadores, escrito en tinta invisible. Es un fenómeno lamentable que, a pesar de ser reseñado ampliamente, aún prevalece.

Algunos piensan Canadian Experience no es más que una forma de racismo o xenofobia. Sin embargo, hay lugares en Canadá, particularmente en el oeste y el norte, donde la mano de obra de casi cualquier tipo es tan demandada que los empleadores se olvidan, convenientemente, del Canadian Experience y contratan a quien sea que pueda hacer el trabajo, independientemente de como luzca o de donde venga. Para estos empleadores, que aún siguen siendo aversos al riesgo, el mayor riesgo viene de no poder mantener su megocio o crecer al ritmo del mercado, por lo cual están dispuesto a asumir otro tipo de riesgos que empleadores canadienses en otras regiones no toman, incluyendo la contratación de inmigrantes.

Si haces una búsqueda en Google, no encontrarás referencias a conceptos similares llamados “American Experience” o “Australian Experience”. Como yo lo veo, los estadounidenses y australianos tienen cierto apetito por el riesgo que no tienen muchos canadienses y eso es una de las grandes causas, aunque no la única, de este fenómeno con el cual los inmigrantes deben lidiar.

Comentarios desactivados en Experiencia Canadiense y la aversión al riesgo

Archivado bajo Canada, Economía, Inmigración, Trabajo, Varios

Los comentarios están cerrados.