Entendiendo deducciones y créditos de impuestos (Tax Deductions and Credits)

Hace poco hablamos de por qué es importante entender lo que son las tasas marginales de impuestos y por qué es lo mismo ahorrar $1 que ganar $1.50 adicionales. En Norteamérica, así como en muchos países de Latinoamérica y del mundo, hay 2 formas legales de disminuir las cantidades de impuestos sobre la renta que pagamos: a través de deducciones de impuestos (Tax Deductions) y créditos (Tax Credits).

¿Cuál es la diferencia entre deducciones y créditos?

Si bien ambos contribuyen a mantener más dinero en tu bolsillo, la diferencia entre deducciones y créditos es la cantidad sobre la cual se calculan. Las deducciones (también conocidas desgravámenes en algunos países) reducen la base sobre la cual se calculan el impuesto sobre la renta. Es decir, hacen parecer que ganas menos de lo que en realidad ganas. Visualmente lo puedes ver así:

Ingreso bruto ajustado – Deducciones = Ingreso sujeto a impuestos

Adjusted Gross Income – Deductions = Taxable Income

El ingreso bruto ajustado se obtiene al restar el ingreso bruto menos cantidades específicas, como contribuciones que califican para un IRA o RRSP. Entre las deducciones y los créditos, se debe calcular el impuesto, lo cual depende de cada país y localidad:

Ingreso sujeto a impuestos → Cálculo de impuesto (variable) = Impuesto bruto

Taxable Income → tax calculations = Gross Tax

Los créditos (también llamados rebajas en algunos países) reducen el impuesto neto que se debe pagar al gobierno, al restar cierta cantidad del impuesto bruto calculado, es decir:

Impuesto bruto – Créditos = Impuesto neto a pagar

Gross Tax – Tax Credits = Net Tax to pay

Algunos detalles sobre deducciones

Los códigos tributarios en Estados Unidos y Canadá son muy complejos y existen especialistas y libros enteros dedicados a entender los detalles sobre deducciones y créditos en cada país, por lo cual no pretendo dar una explicación muy detallada. Sin embargo, siempre hay un par de puntos a destacar. En Estados Unidos, las personas pueden elegir entre una deducción estándar (Standard Deduction) o una serie de deducciones detalladas (Itemized Deductions). El valor deducción estándar depende del estatus de la persona que llena los impuestos (soltera, casada con retornos juntos, casada con retornos separados, etc.) Por otro lado, las deducciones detalladas comprenden una serie de gastos que califican para deducciones según la ley; algunos ejemplos son:

  • Gastos médicos (cuotas de seguro, honorarios médicos, medicamentos con prescripción, etc.)
  • Intereses sobre préstamos para hipotecas personales
  • Intereses sobre préstamos para inversión
  • Contribuciones caritativas

Las deducciones estándar y detalladas son mutuamente excluyentes: es decir, se puede elegir un sistema o el otro, pero no ambos. En Canadá no existe un equivalente a la deducción estándar, y algunos ejemplos de las deducciones que las personas pueden solicitar incluyen:

  • Gastos de mantenimiento (alimony)
  • Tarifas de sindicatos y asociaciones profesionales
  • Intereses sobre préstamos para inversión

Algunos detalles sobre créditos

Para recapitular, los créditos se aplican una vez que se ha calculado la cantidad de impuesto bruto. Los créditos son las secciones de las leyes de impuestos que más tienden a variar de año a año (en gran parte debido a promesas electorales), por lo que es difícil mantenerse al día con todos los cambios. Cada crédito viene en uno de dos versiones: reembolsable (Refundable) o no reembolsable (Non Refundable). La diferencia solo es aparente cuando la cantidad de impuesto bruto es pequeña o nula: en esos casos, un crédito reembolsable devolverá a la persona la cantidad que es cubierta por el crédito, mientras que el caso contrario ocurre con los no reembolsables, es decir, se puede aplicar por dichos créditos, pero la persona no se beneficiará de los mismos dado que el gobierno no pagará la diferencia. En algunos casos, se pueden diferir los créditos no reembolsables para años subsiguientes cuando haya más impuesto para rebajar.

En Estados Unidos, hay créditos federales y estatales. De nuevo, para efectos de simplificar la discusión, la siguiente es una lista muy corta de algunos créditos federales:

  • Earned income tax credit: para familias de bajos ingresos. Es reembolsable
  • Child credit: hasta por $1,000 por niño que califique
  • Foreign tax credit: permite reducir impuestos pagados a otros países con los cuales hay acuerdos de doble tributación. Esto es particularmente útil para los inmigrantes que declaran en sus países de origen u otros.

Para Canadá, una lista corta de créditos de impuestos disponibles incluye:

  • Crédito básico personal (Basic Personal Amount): actualmente es de $10,527
  • Crédito marital (Spousal Amount): permite una rebaja adicional cuando el conyuge gana menos que la cantidad básica mencionada en el punto anterior
  • Contribuciones caritativas
  • Créditos educativos: son varios
  • Foreign tax credit: similar al mencionado para Estados Unidos

Casi todos los ejemplos mencionados se refieren exclusivamente a deducciones y créditos que aplican a individuos que reciben un salario. Para personas auto-empleadas o corporaciones, hay otras series de deducciones y créditos que pudieran aplicar. Como nunca está de más recalcar, esto solamente provee una visión muy general de lo que son créditos y deducciones de impuestos. Para entender como aplicar cada una para cada situación particular es recomendable consultar con un contador o experto en impuestos. Sin embargo, espero que esta información ayude al menos a entender las diferencias básicas entre ambas categorías.

¿Qué otra cosa vale la pena destacar sobre las deducciones y los créditos de impuestos? ¿Existe alguno que te sea particularmente beneficioso?

2 comentarios

Archivado bajo Canada, Estados Unidos, Impuestos

2 Respuestas a “Entendiendo deducciones y créditos de impuestos (Tax Deductions and Credits)

  1. Gracias por la explicacion de este concepto importante, y confuso.

  2. Pingback: Sobre el abismo fiscal (Fiscal Cliff) y como nos afecta | Mi Bolsillo en el Norte