¿Quién deberia pagar la educacion superior de mis hij@s, ellos o yo?

Imagen tomada de: http://topcollegesonline.org/student-debt/

Muchas de las discusiones importantes que captan las noticias en los últimos años tienen que ver con el impacto que estamos dejando en las generaciones futuras. Desde iniciativas para reducir el impacto ambiental, pasando por las proyecciones de la deuda en Europa y Estados Unidos (las cuales no se ven favorables independientemente de quien sea elegido presidente en Noviembre), y llegando al envejecimiento de la población en países desarrollados, todos estos temas tienen algo en común: las decisiones que se tomen en los próximos años tendrán un gran impacto en las décadas que siguen.

Sin ir muy lejos, una decisión mucho más terrenal en nuestras vidas que afectará la de nuestros hij@s tiene que ver con los costos de la educación superior. Si bien la educación primaria y secundaria es pública en Norte América, la educación superior no lo es, y todos los pronósticos indican que los costos seguirán creciendo en el futuro y los gobiernos quizás sigan recortando los gastos que hacen en la misma.

Por discusiones que he tenido con otros inmigrantes latinoamericanos en Norte América, muchos de nosotros siguieron alguno de estos caminos al estudiar en nuestros países de origen:

  • Educación primaria y secundaria: nuestros padres pagaron por una escuela privada o se aseguraron de ingresarnos en una escuela pública muy buena (la educación pública promedio en Latinoamérica no es muy buena).
  • Educación superior: la universidad era pública y casi gratis (por ejemplo, UNAM en Mexico, UCV en Venezuela, UBA en Argentina), o nuestros padres cubrieron total o parcialmente estudios en instituciones privadas (y algunos tuvimos que trabajar mientras estudiábamos para hacer la diferencia).

Ahora que vivimos en países más desarrollados nos encontramos con un concepto casi inexistente en nuestros países: préstamos para estudiantes (Student Loans), y surge la pregunta: si bien no hay instituciones verdaderamente públicas como en Latinoamérica o Europa, ¿está bien dejar a nuestros hij@s correr con la responsabilidad exclusiva de cubrir sus estudios? Los puntos a continuación son varios factores a considerar:

Punto 1: ¿Puedo hacer uso de planes protegidos de impuestos (Plan 529/RESP)?

A diferencia de nuestros países de origen, en Norte América existen planes que reducen los impuestos a pagar siempre que el ingreso se dedique a propósitos educativos. En otras entradas hemos tocado ligeramente estos planes: en Estados Unidos son los Planes 529, mientras que en Canadá son los Registered Educational Savings Plans (RESP).  Para más información sobre estos planes, pueden ver los artículos de Wikipedia aquí y aquí, o pueden hacer una búsqueda en internet.

Punto 2: ¿Qué tanto me preocupa que mi hijo empiece su vida independiente con una gran deuda encima?

Según diversas fuentes, la deuda estudiantil no deja de crecer, tanto individualmente como a nivel macro, por una serie de razones (con el pico de desempleo en la crisis muchos decidieron regresar a la escuela pidiendo un préstamo, los costos para estudiar han ido en subida, etc.) En Estados Unidos, la deuda total se coloca actualmente en USD 914 billones, y en Canadá la deuda promedio es de $27,000.

Punto 3: ¿Cuánto falta para que mis hij@s asistan a educación superior?

Si bien nunca es tarde para empezar a ahorrar, el empezar temprano tiene muchas ventajas, debido al poder del interés compuesto. Asumiendo que contribuyas $1200 al año ($100/mes) por los 10 primeros años de vida de un niñ@ a un 4% de interés, cuando vaya a la escuela a los 18 años habrás acumulado alrededor de $19,700 (ignorando impuestos y gastos). Para lograr la misma cantidad si empiezas cuando el niñ@ tiene 10 años, recién acumularías $11,000, poco más de la mitad. Así, si en la edad temprana del niñ@ estás en capacidad de ahorrar un excedente, cada dólar que contribuyas tiene mucho más valor que uno que contribuyas 10 años después.

Punto 4: ¿Cuales son las implicaciones sociales?

En Latinoamérica, la norma cultural es que nos sentimos mejor cuando estamos rodeados de nuestra familia extendida. Para los padres con hij@s que empiezan su vida independiente, un gran deseo suele ser tener nietos. Sin embargo, la deuda estudiantil tiene varios efectos sociales: hace que los hij@s vuelvan a la casa si tienen que pagar deuda pero no trabajo, y retrasa la formación de nuevas familias que puedan ser independientes. Si nosotros llegamos a conocer a nuestros bisabuelos, es posible que las próximas generaciones no puedan. La deuda estudiantil no es la única razón de este fenómeno social, pero su efecto podría incrementarse en el futuro.

Punto 5: ¿Cuales son las implicaciones económicas?

La principal implicación económica de la deuda estudiantil es que retrasa a los jóvenes varios años para lograr metas que, en el pasado, eran comunes para recién graduados. El caso típico es la compra de una casa. Varios artículos han señalado recientemente como la deuda ha evitado que los jóvenes ingresen al mercado de bienes raíces.

Punto 6: Después de ahorrar para los estudios de mi hij@, ¿Me queda suficiente para ahorrar para mi retiro?

La mayoría de los expertos en el área están de acuerdo en que, si no existe suficiente ingreso para cubrir para los estudios de los hij@s y el retiro, éste último es la prioridad: de lo contrario, pasarías a depender de tus hij@s o el gobierno, o quizás no puedas retirarte. Sin embargo, esto no es excusa para no hallar formas de exprimir nuestro dinero, evitar gastos superfluos y así poder costear ambos planes de ahorro.

Veredicto: entre mis hij@s y yo, quien debe cubrir los gastos educativos es… ¡Depende de tus circunstancias!

No hay una respuesta única, pero los 6 puntos mencionados pueden darte una idea de los factores que debes considerar a la hora de tomar un camino. Lo único cierto es que, en la gran mayoría de los casos, la decisión está en manos de los padres: los niñ@s en edad escolar raramente tienen capacidad de ahorrar por si mismos lo suficiente para cubrir sus estudios superiores, lo cual deja enfrentadas 2 grandes posibilidades: ahorros por los padres o deudas para los hij@s.

Los políticos aún no deciden como vamos a disminuir el efecto invernadero o la deuda pública, pero la decisión de quien cubre los ahorros de la próxima generación está en nuestras manos, y si ya tienes hij@s y no has tomado la decisión aún, el cronómetro ya está en marcha…

Comentarios desactivados en ¿Quién deberia pagar la educacion superior de mis hij@s, ellos o yo?

Archivado bajo Bienes Raíces, Canada, Educación, Estados Unidos, Impuestos, Retiro

Los comentarios están cerrados.