Discriminación por tu nombre… Más común de lo que piensas

¿Alguna vez te preguntaste mientras aplicabas a un nuevo trabajo si, estando en igualdad de condiciones con otros candidatos, tu nombre sería un factor determinante? Varios estudios han probado que este fenómeno sí ocurre, y ocurre con la misma incidencia a través de Norte América.

En Estados Unidos, investigadores del MIT y University of Chicago School of Business enviaron 5,000 currículos vitae (CVs) a 1,250 empleadores. Enviaron 4 CVs a cada empleador: 2 de ellos con altas calificaciones y 2 con un perfil más bien bajo. ¿La diferencia? En cada uno de esos pares, uno de ellos tenía nombres y apellidos típicamente “blancos” (como Greg O’Brien o Emily Ryan) y el otro nombres más característicos de “african-americans” (como Tyrone Williams). Los resultados: los aplicantes “blancos” recibiron una respuesta por cada 10 CVs, mientras que a los “african-americans” los llamaron una vez por cada 15 CVs.

Un estudio similar fue ejecutado por investigadores de la UBC (University of British Columbia) en Canadá. Si bien el diseño del estudio fue algo diferente, los resultados no lo son: nombres como Jill Wilson or John Martin recibieron 40% más respuestas que “personas” con el mismo CV pero llamadas Sana Khan or Lei Li.

En ambos casos, los investigadores basaron la elección de nombre en datos demográficos relevantes para el país (african-americans en Estados Unidos, asiáticos en Canadá), para evitar cometer el mismo prejuicio que estaban tratando de determinar. Hay otros detalles, pero puedes ir a los links arriba para leer la reseña completa.

Siendo inmigrantes, ¿Cómo nos afectan estos datos?

Los resultados ciertamente no son alentadores para nosotros como latinos. Sin embargo, creo que hay varias cosas para ayudar a compensar potenciales prejuicios originados por nuestro nombre:

  • Networking: si introducimos la aplicación a través de un conocido que pueda dar fe de nuestras capacidades, o al menos mencionarlo como contacto común (lo cual es fácil de hacer a través de LinkedIn).
  • Preparación: al prepararnos mejor en nuestro campo profesional, aumentamos las posibilidades de ser contactados. Esto incluye estudios formales, cursos, certificaciones, etc.
  • Arreglar nuestro CV: si los empleadores le dedican poco tiempo a nuestro CV porque nuestro nombre es “diferente”, debemos asegurarnos que los aspectos más impactantes y relevantes para el empleador están resaltados de manera concisa al comienzo del CV. Puede ser que nuestros logros más impactantes no sean los más relevantes para el empleador, por ello hay que tomarse el tiempo para modificar el CV cuando sea necesario.

Quizás te preguntarás, ¿Y que tiene esto que ver con finanzas personales? Bueno, digamos que, si estás buscando aumentar tus ingresos, básicamente tienes 2 opciones: conseguir un aumento o promoción con tu actual empleador, o conseguir otro trabajo. Considerando el estado de la economía actual, es probable que los aumentos salariales estén paralizados o reducidos, y hallar otro trabajo puede ser a veces la única opción para darle un empujón importante a nuestros ingresos.

¿Has sentido discriminación debido a tu nombre? ¿Qué otras cosas crees que podemos hacer para compensar por el 30-40% menos de llamadas que recibimos, según los estudios?

1 comentario

Archivado bajo Canada, Estados Unidos, Varios

Una respuesta a “Discriminación por tu nombre… Más común de lo que piensas

  1. Angie

    Interesante y muy cierto…
    Gracias!