Presupuesto familiar – Más simple de lo que parece

¡Acabo de cumplir mis primeros 10 años llevando y haciendo seguimiento a mi presupuesto personal! Es un logro modesto, pero del cual estoy muy orgulloso.

Mucha gente piensa que llevar un presupuesto personal es complicado, y ni siquiera sabe donde empezar. Esto se da, en parte, por el énfasis que hacen muchos expertos en finanzas personales de hacer seguimiento a todos los gastos individuales del hogar, lo cual es difícil y en algunos casos sencillamente no puede llevarse a cabo (por ejemplo, hay servicios como máquinas de refrescos o lavanderías donde se paga en efectivo y no hay recibo).

Yo tengo un método mucho más sencillo que se basa en un principio de suma cero (Zero Sum Game). En español, si a todo mi patrimonio personal (la suma de todo lo que tengo a comienzos de mes, entre cuentas, inversiones, efectivo, deudas, etc.) le sumo mis ingresos (salarios, comisiones, intereses, etc.) y le resto mi patrimonio a final de mes, la diferencia es lo que gasté. Para hacer lo más visual, un ejemplo:

Patrimonio al 1ro Enero 2012               $30,000

Ingresos durante Enero 2012                $3,000

Subtotal Patrimonio + Ingresos            $33,000

Patrimonio al 1ro de Febrero 2012     $31,000

Gastos durante Enero 2012             $2,000 ($33,000-$31,000)

Variación del Patrimonio                 $1,000 ($31,000-$30,000)

Es fácil ver en el ejemplo que esta persona tiene una buena disciplina, pues sus ingresos ($3,000) son superiores a los egresos o gastos ($2,000).

¿Cómo calcular el Patrimonio? En una hoja Excel (o manualmente), se van incorporando todas las canastas donde tenemos nuestro dinero y deudas. Usando el ejemplo anterior:

Cuenta corriente (checking)                   $3,000

Cuenta de ahorros (savings)                   $6,000

Saldo en tarjetas de crédito                     $-2,000

Inversiones (IRA, RRSP, etc.)                 $23,000

Total                                                                $30,000

Como en estos días nuestras cuentas bancarias son fácilmente accesibles en línea, es más fácil hacer seguimiento de estas que de las transacciones individuales. El balance, usando el principio de suma cero (todo lo que entra, sale o se queda).

Como nada en la vida es perfecto, el problema de este método no es el “cuánto” sino el “cómo”; es decir, dice cuanto gastas, pero no dice en que lo gastaste. Por ello, al usar éste método, adicionalmente tener una idea (aproximada) de cuales son mis gastos básicos vs. mis gustos (wants vs. needs). Entre los gastos básicos están (siguiendo el mismo ejemplo):

Renta                                                                $800

Servicios (teléfono, internet, etc.)      $200

Comida                                                            $300

Seguros                                                            $200

Transporte                                                     $100

Total gastos básicos                             $1,600    

En general, los gastos básicos varían poco de mes a mes, entonces no hay que calcularlos frecuentemente. De los $2,000 en gastos que arrojó el modelo, puedo explicar de donde salieron $1,600, lo cual solo deja $400 para gastos no básicos (entretenimiento, ropa, otras compras impulsivas), lo cual es bastante bueno. Si los gastos no básicos representaran un porcentaje más grande de los gastos totales, hay que hacer un esfuerzo adicional para identificar estos gastos (quizás sea el “latte factor”).

Para terminar, este es solo un método de muchos para llevar un presupuesto. Puedes elegir otro que te agrade más, pero lo importante es hagamos nuestro presupuesto, de una u otra forma. En otra entrada discutiré laz razones por las que es importante tener un presupuesto.

¿Fue complicado? ¿Suena más sencillo que llevar el control de todos los gastos que incurrimos? ¿Qué método usas tú?

1 comentario

Archivado bajo Inversiones

Una respuesta a “Presupuesto familiar – Más simple de lo que parece

  1. Pingback: Cuentas protegidas de impuestos (Registered accounts) en Canadá | Mi Bolsillo en el Norte