Poniendo los huevos en varias canastas – La importancia de diversificar

Cuando nuestros ancestros deseaban preservar el fruto monetario de su trabajo, no sólo lo guardaban, sino que lo guardaban en varios lugares. Si bien el dicho popular habla de guardar el dinero “debajo del colchón”, hay otra expresión que probablemente prevalecía: “nunca pongas todos tus huevos en la misma canasta”.

Ahora hacemos un salto a Norteamérica en el siglo XXI, y encontramos que, a pesar de lo mucho que ha cambiado el mundo financiero, éste último principio se mantiene como la columna vertebral de los principios de ahorro e inversión personales. Factores que nos afectan a todos incluyen:

  • Si solo guardamos el dinero en casa, la misma podría verse afectada por un robo o desastre natural. Adicionalmente, el dinero “debajo del colchón” va perdiendo poder de comprar con el tiempo debido a la inflación.
  • Si solo tenemos ahorros en un banco, dicho banco podría ir a la quiebra, haciendo difícil o imposible recuperar el dinero (por ejemplo, muchos de los depósitos bancarios en EEUU y Canadá están garantizados hasta $100,000).
  • Si todo lo tenemos invertido en nuestra casa, un desastre natural podría afectarlo, o la pérdida de trabajo podría evitar que sigamos pagando la hipoteca.
  • Si solo invertimos en acciones, y el mercado entra en un ciclo recesivo (bear market), podríamos perder dinero si tenemos que venderlas.
  • Si invertimos en bonos de deuda, el gobierno o entidad que los emita puede enfrentar insolvencia y ser incapaz de pagar sus obligaciones (esto es lo que sucede con Grecia).
  • Si todo nuestro dinero está colocado en una sola moneda, la misma podría devaluarse frente a otras monedas. Esto es particularmente importante para los inmigrantes que aun tenemos nexos económicos con nuestros países de origen.

Al diversificar nuestra canasta de huevos construimos lo que se llama un “portafolio de inversión”. Aunque puede sonar como un término rimbombante, es un concepto muy sencillo; algunos tips para empezar a construir nuestro portafolio diversificado son:

  • Mantener cuentas bancarias en 2, o quizás 3, entidades. Aunque tengamos menos que la cantidad asegurada por el gobierno, el proceso de recibir el dinero de vuelta puede tomar tiempo, y nuestras obligaciones (bills) deberán seguirse pagando en el interín.
  • No invertir absolutamente todo lo que tenemos en un inmueble (real estate), bien sea a través de la inicial (downpayment) o las cuotas de la hipoteca (mortgage).
  • No seguir los consejos del mercado sobre invertir todo lo que tenemos en acciones de la compañía XYZ que está “super hot”. De hecho, no deberíamos nunca invertir en algo que no conocemos.
  • Mantener un balance de los fondos que tengamos en el mercado bursátil (bolsa de valores), invirtiendo en vehículos diferentes como acciones, bonos u otros. Los fondos mutuales pueden ser una buena alternativa, y los discutiremos en otra entrada.
  • Si mantenemos un flujo de dinero frecuente con nuestros países de origen, podría ser aconsejable dejar una pequeña parte de nuestros fondos allá. En el período 2009-2011, muchas monedas latinoamericanas se apreciaron frente al Dólar Americano (USD), lo cual hace que las remesas que enviamos rindan menos.

En otras entradas discutiré maneras más específicas para disfrutar los frutos de la diversificación (como invertir de acuerdo a la edad, o Life Cycle Investing); pero la base seguirá siendo lo que hicieron nuestros ancestros: “nunca poner todos los huevos en la misma canasta”.

¿De qué manera diversificas tu dinero? ¿Conoces algún otro tip que pueda ser útil para los latinoamericanos?

2 comentarios

Archivado bajo Inversiones

2 Respuestas a “Poniendo los huevos en varias canastas – La importancia de diversificar

  1. Pingback: Life-Cycle Investing – ¿Qué es y cómo debe usarse? | Mi Bolsillo en el Norte

  2. Pingback: Te presento a Warren Buffett | Mi Bolsillo en el Norte