Maneras sencillas de ahorrar dinero – Parte I

Cuando se tiene la intención de llevar un estilo de vida frugal, al comienzo mucha gente puede preguntarse de que formas se puede ahorrar dinero cuando pareciera que apenas podemos lidiar con los pagos que tenemos por vencer. La clave, como comenté en un post anterior, es primero darse cuenta cuales son las cosas que de verdad necesitamos vs. las que queremos (wants vs. needs).

Algo que ayuda mucho a decidir con que acciones empezamos a reducir gastos es visualizar los ahorros y, si es posible, llevar cuenta de ellos. Por ejemplo, llevar la comida al trabajo todos los días podría ahorrarnos $2,500 al año!

Algunas maneras sencillas pero significativas en las cuales podemos reducir algunos gastos son:

  • Llevar la comida al trabajo (Brown Bagging): suponiendo que el almuerzo cueste $10 y unos 250 días laborales al año, si lleváramos la comida al trabajo todos los días ahorraríamos $2,500 en el año. Claramente parte se reinvierte en comprar comida, pero eso siempre resulta más barato que comer afuera: después de todo, la comida es una industria lucrativa.
  • Evitar o cambiar el café (Latte Factor): en Norteamérica se acuñó la expresión “latte factor” (vagamente traducido como “factor café”) para denotar lo costoso que resulta el hábito de tomar café varias veces al día. De nuevo, asumiendo $5 por café y 2 tazas diarias, también ahorraríamos alrededor de $2,500 al año. Si bien para muchos es imposible evitar tomar café, siempre hay alternativas: tomarlo en casa, llevar un termo al trabajo, “sobrevivir” con el café gratis de la oficina, etc.
  • Llevar una lista de compras al supermercado: el mundo del negocio minorista está diseñado para incentivarnos a tomar decisiones impulsivas. Por eso, llevar una lista puede ahorrarnos la discusión con nuestra conciencia, si es que acaso se da. Suponiendo que evitemos comprar ese antojo de $10 en el mercado semanal, habremos ahorrado $520 al cabo de un año.
  • Minimizar comisiones y tarifas bancarias: esto va desde evitar usar cajeros automáticos (ATMs) diferentes a nuestro banco (es casi seguro que el de la esquina dentro del minimercado nos cobre una comisión), pasando por evitar tarjetas de crédito con cuotas de mantenimiento anual, pago de intereses en la tarjeta de crédito, penalidades por fondos insuficientes, etc. Un estimado conservador podría implicar ahorros de $100 al año. Tocaré el tema bancario con detalle en el futuro.
  • Desconectar el cable y el teléfono fijo: en estos días donde muchos tenemos teléfonos celulares e internet en casa, estas son maneras muy astutas de ahorrar dinero. ¿No puedes vivir sin tu programa de TV por cable favorito? Actualmente hay servicios de internet como Netflix que resuelven ese problema. Asumiendo conservadoramente $80 mensuales por ambos servicios, el ahorro anual sería de casi $1,000.
  • Tomar libros en préstamo de la biblioteca pública: para quienes amamos los libros, el hábito de comprarlos puede resultar costoso. En Latinoamérica casi no existen sistemas de préstamos en las bibliotecas (de hecho, no recuerdo haber entrado a una fuera de la escuela o universidad), pero en Norteamérica hay muy buenos sistemas en muchas ciudades. También podemos leer las revisiones de nuestros libros favoritos (muchos se consiguen en Amazon.com y Amazon.ca) para decidir cuales comprar y cuales pedir prestados. Asumiendo que rentemos 6 libros al año de nuestra biblioteca, y costando cada uno $20, el ahorro son $120 en un año.
  • Transporte: hay una variedad de alternativas, desde intentar usar la bicicleta (si es posible), hacer carpool o usar transporte público. Incluso si no queda otra que usar el carro, llevar un adecuado mantenimiento y evitar acelerar y frenar bruscamente disminuyen el consumo de combustible. Asumiendo que se pierda un galón semanal por esas causas, con un costo de $3,50, el ahorro anual es de $182.
  • Investigar mucho para hacer grandes compras y esperar el mejor momento: a la hora de hacer una inversión grande, vale la pena investigar lo que otros tienen que decir sobre el producto, usando Amazon.com o Google Product Search. También esperar el mejor momento cuenta: si quieres tener un TV 3D, es mejor esperar un poco a que la competencia haga el trabajo de bajar los precios. Comprar en línea también puede ayudar de disminuir costos. Asumiendo que se compren $1,000 al año en productos durables (TV, computadoras, equipos de limpieza y cocina, muebles, etc.), ahorrar 10% al año representa $100.
¡Solo en estas ideas los ahorros anuales totalizan casi $7,000! Y juzgando por una búsqueda sencilla en Google, todavía quedan muchas más por explorar. ¿Qué otras maneras sencillas conoces de ahorrar dinero? ¿Cuánto calculas que puedes ahorrarte al año?

4 comentarios

Archivado bajo Frugalidad, Varios